El legado de Alejandro Magno en la historia es realmente asombroso. A sus 33 años derrotó al todopoderoso Imperio persa, contó por victorias todas sus batallas militares y extendió la cultura helénica hasta limites insospechados.

Fue una de las mayores mentes militares de la historia que, como Rey de Macedonia y Persia, estableció el mayor imperio que el mundo antiguo había visto. A su vez carismático y despiadado, brillante y hambriento de poder, diplomático y sanguinario, Alejandro Magno inspiró tal lealtad en sus hombres que le seguirían a cualquier parte y, si fuera necesario, morirían en el proceso.

Aunque Alejandro Magno murió antes de realizar su sueño de unir un nuevo reino y fusionar la cultura griega con los pueblos conquistados, su influencia fue tan profunda que inspiró una nueva época histórica: el período helenístico.

Alejandro Magno nació en el año 356 a.C. Era hijo de Filipo II rey de Macedonia y Olimpia . Según cuenta la leyenda estaba predestinado por los dioses y oráculos a gobernar simultáneamente dos imperios.


El joven príncipe contó con dos prestigiosos profesores Lisímaco y Leonidas los cuales le inculcaron durante su infancia una severa disciplina.

Pasión por Homero

El propio Leonidas registraba su el baúl de su ropa para comprobar que no ocultase algún objeto de lujo. Por su puesto, esa austeridad hizo mella en Alejandro y lo convirtió en un hombre prudente y con gran capacidad de reflexión.
Por su parte, Aristóteles le enseñó varias disciplinas y le transmitió su pasión por los poemas de Homero. Ello influyó mucho en su forma de gobernar hasta el punto de que Alejandro creía que era el nuevo Aquiles.

Asimismo, el joven príncipe aprendió también a tocar la lira, era capaz de recitar la Iliada y conocía las obras de Herodoto.

Se crió pues en una corte en la que se primaba la cultura griega y en la que incluso se atraía a grandes personajes de las artes helenas para que desarrollaran allí su labor.
Además, Alejandro Magno pudo aprender también el arte de la guerra durante su juventud. A la edad de 16 años tuvo la oportunidad demostrar el estratega y general que llevaba dentro.

Bucéfalo, el caballo de Alejandro Magno

A los 12 años, Alejandro mostró un impresionante coraje cuando domesticó al caballo salvaje Bucéfalo, un enorme semental con un comportamiento furioso.

La historia de la domesticación de Bucéfalo es una leyenda irresistible. Con gran seguridad fue contada por el futuro maestro
de ceremonias de Alejandro, un hombre propenso a fantasear pero que solía estar presente en los banquetes reales, donde con frecuencia habría oído la historia.

Alejandro Magno todavía era un crío cuando Bucéfalo fue conducido a la llanura para ser inspeccionado por Filipo II, pero el caballo se resistía y no hacía caso de ninguna orden y Filipo mandó que se lo llevaran.

Pero Alejandro se dio cuenta de que el caballo se asustaba de su propia sombra. Así que prometió dominar al animal. Lo acarició y lo tranquilizó. Se subió sobre él y lo montó. Entre los vítores de los cortesanos y las lágrimas, de alegría de Filipo, se cuenta que predijo que Macedonia no sería suficiente para semejante príncipe.

Bucéfalo se convirtió en su caballo de batalla durante la mayor parte de la vida de Alejandro Magno.

En este vídeo de la película de Alejandro Magno de Oliver Stone se puede observar la recreación que hicieron de aquel momento:

Cuando Alejandro tenía 13 años, Filipo llamó al gran filósofo Aristóteles para que le diera clases a su hijo. Aristóteles despertó y fomentó el interés de Alejandro por la literatura, la ciencia, la medicina y la filosofía.

Alejandro Magno tenía sólo 16 años cuando Filipo fue a la batalla contra el Imperio Bizantino y dejó a su hijo a cargo de Macedonia. En el año 338 a.C., Alejandro vio la oportunidad de demostrar su valor militar y dirigió una caballería contra la Banda Sagrada de Tebas, un ejército supuestamente imbatible y selecto compuesto totalmente por hombres, durante la batalla de Queronea.

Alejandro puso en evidencia su vigor y valentía, y su caballería diezmó a la Banda Sagrada de Tebas.

El asesinato de Filipo II


El asesinato de su padre Filipo II durante la procesión nupcial de su hija Cleopatra a manos de Pausanias y probablemente de Olimpia precipitó que Alejandro se convirtiera en ‘Generalísimo de los ejércitos griegos’ en el 336 a. C. Al mando de un ejército pequeño (30.000 infantes y 5.000 jinetes) se dispuso a saldar cuentas con los reinos bárbaros del norte de Europa.

La campaña se planeó siguiendo el modelo de la expedición de Filipo. Derrotar a los tribalos y controlar el Danubio era la misión que había heredado de su padre. Tras una serie de campañas victoriosas en las que Alejandro demostró su genio militar consiguió el equilibrio necesario para emprender su más ambicioso objetivo: la conquista de Persia.
La idea de una campaña griega contra Persia no era nada nuevo.

El propio Filipo lo había anunciado, “iba a ser declarada la guerra a los persas en favor de los griegos para castigar a los bárbaros por el anárquico tratamiento que dieron a los antiguos templos griegos”.

Enfrentamiento en el río Gránico

También sofocó las rebeliones por la independencia en el norte de Grecia. Una vez que había limpiado la casa, Alejandro se fue para seguir los pasos de su padre y continuar la dominación mundial de Macedonia.

Alejandro nombró al general Antípatro como regente y se dirigió a Persia con su ejército. Cruzaron el Helesponto, un estrecho entre el Mar Egeo y el Mar de Mármara, y se enfrentaron a las fuerzas persas y griegas en el río Granicus. La victoria fue para Alejandro y los macedonios.

Alejandro se dirigió entonces al sur y tomó fácilmente la ciudad de Sardes. Pero su ejército encontró resistencia en las ciudades de Mileto, Mylasa y Halicarnaso. Bajo el asedio pero sin ser derrotado, Halicarnaso resistió lo suficiente para que el rey Darío III, el más reciente rey persa, amasara un ejército sustancial.

El nudo Gordiano

Desde Halicarnado, Alejandro se dirigió al norte a Gordium, hogar del legendario nudo gordiano, un grupo de nudos fuertemente enlazados y unidos a un antiguo carro. La leyenda decía que quien desatara el nudo conquistaría toda Asia.

Según la historia, Alejandro aceptó el desafío pero no pudo deshacer el nudo a mano. Tomó otro enfoque y cortó el nudo con su espada, reclamando el triunfo.

Batalla de Issos

En el año 333 a.C., Alejandro y sus hombres se encontraron con un enorme ejército persa liderado por el rey Darío III cerca de la ciudad de Issus en el sur de Turquía. Las fuerzas de Alejandro eran muy superiores en número de hombres, pero no en experiencia ni en la determinación de vengarse y reclamar las grandes riquezas de Persia, gran parte de ellas saqueadas.

Cuando se hizo evidente que Alejandro ganaría la batalla de Issus, Darío huyó con lo que quedaba de sus tropas, dejando atrás a su esposa y familia. Su madre, Sísigambis, estaba tan disgustada que lo repudió y adoptó a Alejandro como su hijo.

A estas alturas ya estaba claro que Alejandro era un líder militar astuto, despiadado y brillante, de hecho, nunca perdió una batalla en su vida. Construiría un imperio sobre la base de su lema, “no hay nada imposible para él que lo intente”.

Batalla de Tiro


A continuación, Alejandro se hizo cargo de las ciudades fenicias de Marathus y Aradus. Rechazó la petición de paz de Darío y tomó las ciudades de Biblos y Sidón.

Luego sitió la isla de Tiro, fuertemente fortificada, en enero del 332 a.C., después de que los tirios le negaran la entrada. Pero Alejandro no tenía una marina de guerra y Tiro estaba rodeada de agua.

Alejandro ordenó a sus hombres que construyeran una calzada para llegar a Tiro. Todo salió bien hasta que estuvieron a una distancia de ataque de los tirios. Una y otra vez, las fuerzas de Tiro frustraron los astutos intentos de Alejandro de entrar, y se dio cuenta de que necesitaba una marina fuerte para penetrar en sus defensas.

Reunió una gran flota, finalmente rompió las murallas de la ciudad en julio del 332 a.C. y ejecutó a miles de tirios por atreverse a desafiarlo; muchos otros fueron vendidos como esclavos.

Alejandro Magno conquista Egipto


Después de rechazar otra oferta de paz de Darío, Alejandro partió hacia Egipto. Sin embargo, fue marginado en Gaza y forzado a soportar otro largo asedio. Después de varias semanas, tomó la ciudad y entró en Egipto donde estableció la ciudad que aún lleva su nombre: Alejandría.

Alejandro viajó al desierto para consultar al oráculo de Amón, un dios de supuesto buen consejo. Abundan las leyendas sobre lo que ocurrió en el oráculo, pero Alejandro no dijo nada sobre la experiencia. Aún así, la visita fomentaba las especulaciones de que Alejandro era una deidad.

La victoria de Alejandro Magno en Gaugamela


Después de conquistar Egipto, Alejandro se enfrentó a Darío y a sus enormes tropas en Gaugamela en octubre del 331 a.C.

Probablemente una de las más importantes batallas fue la de Gaugamela contra el mismisimo Gran Rey de los persas.

De nuevo en inferioridad de condiciones diseñó una estrategia novedosa que consistía en un rectángulo hueco, repleto de lanzas en la línea de combate. De igual manera, supo atacar con su caballería en el momento y sitio justo para provocar la derrota del imperio aquemenida.
Mientras, Dario huía Alejandro fue aclamado por sus tropas como nuevo rey de Asia. Posteriormente, se conquistó Susa (331 a C.) y Persépolis (330 a. C.). Finalmente, se encontró el cadáver de Dario III asesinado por sus propios generales.

Finalmente, se libró de Darío. Así, Alejandro se proclamó a sí mismo Rey de Persia. Pero otro líder persa, Beso (también se cree que es el asesino de Darío), también había reclamado el trono persa. Alejandro no podía dejar que la reivindicación se mantuviera.

Después de la implacable persecución de Alejandro, las tropas de Beso entregaron a Beso a Tolomeo, el buen amigo de Alejandro, y fue mutilado y ejecutado. Con Beso fuera del camino, Alejandro tenía el control total de Persia.

La batalla de Gaugamela en la película de Oliver Stone

Proskynesis


Para ganar credibilidad con los persas, Alejandro tomó muchas costumbres persas. Empezó a vestirse como un persa y adoptó la práctica de la proskynesis, una costumbre de la corte persa que consistía en inclinarse y besar la mano de los demás, dependiendo de su rango.

Los macedonios no estaban muy contentos con los cambios en Alejandro y su intento de ser visto como una deidad. Se negaron a practicar la proskynesis y algunos tramaron su muerte.

Cada vez más paranoico, Alejandro ordenó la muerte de uno de sus más estimados generales, Parmerio, en el año 330 a.C., después de que el hijo de Parmerio, Filotas, fuera condenado por planear un intento de asesinato contra Alejandro (y también asesinado).

Alejandro Magno mata a Clito


En el 328 a.C., Clito, otro general y amigo cercano de Alejandro, también tuvo un final violento. Harto del nuevo personaje persa de Alejandro Magno, un borracho Clito insultaba continuamente a Alejandro y minimizaba sus logros.

Empujado demasiado lejos, Alejandro mató a Clito con una lanza, un acto espontáneo de violencia que le angustió. Algunos historiadores creen que Alejandro mató a su general en un ataque de borrachera, un problema persistente que le afectó durante gran parte de su vida.

Alejandro luchó por capturar Sogdia, una región del Imperio Persa que permaneció leal a Besso. Los sogdianos encontraron un refugio en la cima de una roca y rechazaron la exigencia de Alejandro de rendirse.

Sin aceptar un “no” como respuesta, Alejandro envió a algunos de sus hombres a escalar la roca y tomar a los sogdianos por sorpresa. Supuestamente, uno de los que estaba en la roca era una chica llamada Roxana.

Según la historia, Alejandro se enamoró de Roxana en cuanto la vio. Se casó con ella a pesar de su herencia sogdiana y ella se unió a él en su viaje.

El sueño de Alejandro Magno de fusionar culturas


Tras conquistar Persépolis se apresuró a realizar nuevas campañas hacia el este. Así, sometió Bessos, Patria, Bactriana. De esta manera, se convirtió en dueño de Asia Central y de Afganistán.
Alejandro Magno se sintió impresionado por el grado de sofisticación al que había llegado la cultura oriental por lo que ideó un plan para fusionar ambas culturas en contra de la opinión de sus generales y de su ejército. Por otro lado diseñó también un plan para la conquista de la India.

Alejandro Magno marcha sobre la India


En el año 327 a.C., Alejandro marchó sobre el Punjab, India. Algunas tribus se rindieron pacíficamente; otras no. En el 326 a.C., Alejandro Magno se encontró con el rey Porus de Paurava en el río Hydaspes.

El ejército de Porus tenía menos experiencia que el de Alejandro, pero tenían un arma secreta: los elefantes. Aún así, después de una feroz batalla en una fuerte tormenta, Porus fue derrotado.

El ejército de Porus tenía menos experiencia que el de Alejandro, pero tenían un arma secreta: los elefantes. Aún así, después de una feroz batalla en una fuerte tormenta, Porus fue derrotado.

Un evento tuvo lugar en Hydaspes que devastó a Alejandro: la muerte de su amado caballo, Bucéfalo. No está claro si murió por las heridas de la batalla o por la vejez, pero Alejandro bautizó la ciudad de Bucéfala con su nombre.

Alejandro quería seguir adelante e intentar conquistar toda la India, pero sus soldados cansados de la guerra se negaron y sus oficiales le convencieron de que volviera a Persia. Así que Alejandro condujo a sus tropas por el río Indo y fue gravemente herido durante una batalla con el Malli.

Después de recuperarse, dividió sus tropas, enviando a la mitad de ellas de vuelta a Persia y a la otra mitad a Gedrosia, una zona desolada al oeste del río Indo.

Bodas en masa


A principios del 324 a.C., Alejandro llegó a la ciudad de Susa en Persia. Queriendo unir a los persas y macedonios y crear una nueva raza leal sólo a él, ordenó a muchos de sus oficiales que se casaran con princesas persas en una boda masiva. También tomó dos esposas más para él.

El ejército macedonio resentido por el intento de Alejandro de cambiar su cultura y muchos se amotinaron. Pero después de que Alejandro tomó una postura firme y reemplazó a los oficiales y las tropas macedonias con persas, su ejército se echó atrás.

Para difuminar aún más la situación, Alejandro regresó sus títulos y organizó un gran banquete de reconciliación.

La muerte de Alejandro Magno

La muerte de Alejandro Magno
En el año 323 A.C., Alejandro era la cabeza de un enorme imperio y se había recuperado de la devastadora pérdida de su amigo Hefestión, quien también tenía la reputación de ser uno de los amantes homosexuales de Alejandro.

Gracias a su insaciable impulso por la supremacía mundial, inició planes para conquistar Arabia. Pero nunca viviría para verlo. Tras sobrevivir a una batalla tras otra, Alejandro Magno murió en junio del 323 a.C. a la edad de 32 años.

Algunos historiadores dicen que Alejandro murió de malaria u otras causas naturales; otros creen que fue envenenado. De cualquier manera, nunca nombró un sucesor.

Su muerte, y las sangrientas luchas internas por el control que ocurrieron después, desbarataron el imperio por el que había luchado tanto para crearlo.

¿Por qué Alejandro Magno era “grande”?


Muchas tierras conquistadas conservaron la influencia griega que Alejandro introdujo, y varias ciudades que fundó siguen siendo importantes centros culturales aún hoy en día. El período de la historia desde su muerte hasta el 31 A.C., cuando su imperio se dobló, se conocería como el período helenístico, de “Hellazein”, que significa, “hablar griego o identificarse con los griegos”. Alejandro Magno es venerado como uno de los líderes más poderosos e influyentes que el mundo antiguo haya producido.

Frases celebres de de Alejandro Magno:

  • Estoy en deuda con mi padre por vivir, pero con mi maestro por vivir bien.
  • No hay nada imposible para aquel que lo intenta.De la realización de cada uno, depende el destino de todos
  • No hay nada imposible para aquel que lo intenta
  • No tengo miedo de un ejército de leones dirigido por una oveja. Tengo miedo de un ejército de ovejas dirigido por un león
  • Preferiría vivir una vida corta y llena de gloria, que una larga sumida en la oscuridad
  • Para mí he dejado lo mejor: la esperanza
  • La gloria corona las acciones de aquellos que se exponen al peligro
  • Al final, cuando todo se acaba, lo único que importa es lo que has hecho
  • Una tumba ahora le basta para quien el mundo no era suficiente
  • El esfuerzo y el riesgo son el precio de la gloria, pero es una cosa preciosa el vivir con valor y morir dejando una fama eterna
  • Cuando damos a alguien nuestro tiempo, en realidad damos una parte de nuestra vida, que nunca vamos a recuperar
  • Dios es el padre común de todos los hombres
  • Si espero, perderé la audacia y la juventud
  • Estoy en deuda con mi padre por vivir, pero con mi maestro por vivir bien
  • Desearía que los indios me creyeran un dios, ya que del informe del valor de un enemigo a menudo depende el éxito de una batalla, y los informes falsos muchas veces han hecho cosas tan grandes como el verdadero coraje y la resolución
  • Cuán grandes son los peligros que enfrento, para ganar un buen nombre en Atenas.
  • El sexo y dormir solo, me hacen consciente de que soy mortal.
  • De la realización de cada uno, depende el destino de todos.


Bibliografía:

-Alejandro el Grande: Ancient History Encyclopedia
– Lane Fox, R. (1973). Alejandro Magno. Conquistador del mundo. El acantilado.
– Caratini, R. (2000). Alejandro Magno. Plaza & Janes
– Cervera, C. (2016). Aristóteles, el filósofo que creó a Alejandro Magno para vengarse de
los griegos. Periódico ABC. Recuperado de: http://www.abc.es/historia/abci-aristoteles-
filosofo-creo-alejandro-magno-para-vengarse-griegos-201606030238_noticia.html

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here