Inicio Novela histórica Benito Pérez Galdós y sus obras

Benito Pérez Galdós y sus obras

145
0
Perez-galdos
Fuente: Wikipedia

Benito Pérez Galdós que habría de ser el más grande de los novelistas españoles del siglo, nace en Las Palmas de la Gran Canaria en 1843. Hijo de una familia acomodada, cursa sus primeras letras y el bachillerato en la isla, y hasta se supone que debió de asistir a un colegio inglés. Con el deseo de cursar la carrera de Derecho, llega a Madrid en 1862, y desde este año comienza a colaborar en periódicos y revistas, al tiempo que asiste sin mucho entusiasmo a los cursos de la Facultad de Derecho; en realidad, sólo se licenciará en 1869. Pronto abandona el periodismo para centrarse en la que iba a ser su más auténtica vocación: la novela. Después de un primer viaje a Francia, y de algunos escarceos dramáticos, publica La Fontana de Oro, fechada en 1870. Esta novela es ya una novela histórica.

A partir de este momento, organiza su vida y su labor literaria con todo rigor. Es, por así decir, el escritor más organizado de nuestra literatura. Trabaja diariamente, y sus libros suelen salir a la venta con pasmosa regularidad. Esto atestigua, además de sus dotes personales, la fecundidad de una obra que, más que resumir, podemos cuantificar así: cuarenta y seis Episodios Nacionales, treinta y seis novelas en más de cuarenta volúmenes, veinticuatro obras de teatro y otra docena de libros de diversos temas.

Las obras de Benito Pérez Galdós, sin embargo, no son un quehacer, esclavo de sus editores. Por el contrario, viaja constantemente por España y por el extranjero, lee dos idiomas, el francés y el inglés, e interviene en la política de su tiempo: es diputado con Sagasta por el distrito de Guayamo (Puerto Rico) de 1886 a 1890, y vuelve a conseguir acta de diputado con los republicanos, por un distrito de Madrid en 1907 y en 1910.

Importancia literaria de Benito Pérez Galdós y sus obras

Su fama como novelista le lleva a la Real Academia de la Lengua en 1897. Y hubiera conseguido el Premio Nobel en 1912, si no se hubiera organizado una campaña antigaldosiana y antinobel, a cargo de las fuerzas más retrógradas del momento (fuerzas que iban desde los miembros mismos de la Academia, hasta los mauristas, pasando por los católicos y conservadores más exaltados). La Academia sueca, ante el conflicto planteado en la misma patria del candidato, prefirió posponer a Pérez Galdós. ¿Explica esta circunstancia las últimas páginas anticlericales del Episodio Nacional número 46, que se escribió precisamente en 1912?

Benito Pérez Galdós y sus obras
Benito Pérez Galdós y sus obras

Para comprender la importancia literaria de Benito Pérez Galdós y sus obras, basta decir que el autor fundó la novela española moderna. Ni los románticos ni los llamados prerrealistas, con Fernán Caballero a la cabeza, habían logrado restaurar un género que, paradójicamente, había alcanzado la cumbre en la patria y en los siglos de Cervantes. Con Galdós —y, con él, toda la generación de novelistas de 1868 (Pereda, Valera, Pardo Bazán, Clarín, Alarcón, Palacios Valdés, etc.)— la novela logra en nuestra literatura el justo nombre de Edad de Plata.

Dejando aparte los dramas galdosianos y los Episodios Nacionales, podemos resumir casi panorámicamente el quehacer novelístico de nuestro autor, comentando brevemente las diferentes tendencias de sus obras; teniendo en cuenta, sobre todo, que la biografía de Galdós es también la historia de su obra.

De 1870 a 1878, Galdós comienza su carrera anclado en un fácil dualismo político y religioso que frisa con el prerrealismo. Con La Fontana de Oro (1870) y con El Audaz (1871 Pérez Galdós intenta dar una lección a sus correligionarios progresistas: predica la acción contra las fuerzas del Antiguo Régimen, pero desconfía de todo extremismo, de toda exaltación; la revolución, viene a decir, ha de ser moderada.

Doña Perfecta (1876), Gloria (1877) y La Familia de León Roch (1878) pertenecen también al primer Galdós dualista: en este caso, el dualismo político se dobla con un dualismo religioso; el autor defiende la tolerancia, pero exalta la figura del liberal progresista, al atacar las manifestaciones más retrógradas de la Iglesia, y a lo que ésta representa como obstáculo, como peligro, ante el empuje de la burguesía revolucionaria.

El realismo como inspiración literaria

Los años que van de 1881 a 1888 nos muestran, sin duda, al mejor Galdós; el realismo (no siempre puro, como veremos), inspira toda la obra de esta época. Para empezar, el autor, consciente ya del movimiento naturalista, se deja tentar por un aproximadamente.

Son, pues, novelas históricas, cierto determinismo fisiológico, muy edulcorado, en La deshe- combinan una serie de historias imaginarias con una redada (1881) y Tormento (1884), y quizá también en Lo Prohibido (1884); pero, al mismo tiempo, Galdós se deja tentar igualmente por otra clase de naturalismo, el espiritualista o idealista en en El amigo Manso (1882).

Aunque, en este caso, el autor consigna un nuevo valor: la más pura ironía, la cepa cervantina que parece reverdecer con Galdós.

El realismo esplendoroso de novelas como El doctor Centeno de novela histórica, sobre la que aún no se han puesto de (1883), La de Bringas (1884), Fortunata y Jacinta (1886-87) y Miau (1888) sitúan a Galdós en cenit de su quehacer artístico. Analizar estas obras equivaldría a trazar la historia y la significación del realismo de la novela española del siglo XIX

El realismo totalizador y significativo de estas últimas novelas se rompe de golpe con la aparición de La Incógnita y de Realidad (1888-1889): la realidad objetiva se vuelve problemática; el mundo se complica, y la significación alcanzada desaparece.

Pero Galdós no va a detenerse en su camino: ante la imposibilidad de escribir una novela en la que la realidad novelesca fuera también la realidad del mundo, inventará, hasta cierto punto, una nueva realidad y cultivará, ya sin descanso, el naturalismo espiritualista con novelas como Angel Guerra (1891), Tristana (1892), Nazarín (1895), Haima (1896) y la extraordinaria Misericordia (1897).

Este novelar representa las obras más importantes de Benito Pérez Galdós y hubiera situado ya al autor en el primer puesto de los creadores españoles de su tiempo.

Sin embargo, queda todavía otro novelar de cuarenta y seis títulos, más extenso aún que la obra comentada, y tal vez tan importante en la obra literaria de Galdós.

A partir de 1912, año en que apareció el último de sus Episodios Nacionales (comentario de texto Trafalgar), nuestro autor abandona la novela y sólo cultiva el teatro.

Benito Pérez Galdós, privado de la vista, murió en Madrid en 1920.

Los Episodios Nacionales

Los Episodios Nacionales se presentan al lector como una colección de cuarenta y seis novelas, divididas en cinco series, que tratan de la historia española de 1805 a 1880. Son, pues, novelas históricas, ya que combinan una serie de historias imaginarias con un serie de hechos históricos.

Benito Pérez Galdós y sus obras

No se limita a describir la historia española de estos setenta y cinco años que representa los Episodios Nacionales. Esta labor de historiador objetivo, de comentarista si se quiere, le estaba vedada por varias razones:

Galdós no solamente hace historia, sino también novela. Su mérito consiste, precisamente, en que nunca se deja llevar por la historia únicamente, de la misma manera, y en paralelo, que nunca se deja llevar por la novela solamente.

Galdós es también un protagonista de la historia que escribe; es autor que se halla inmerso en el universo de su novela, como parte integrante del mismo.

Y, sobre todo, Galdós no sólo no se puede distanciar del que escribe, sino que, a través de lo que escribe, intenta profundizar, encontrar una significación a esta historia español de setenta y cinco años que configuró su vida, la de su sociedad, y que determinó imparablemente la historia española posterior.

Precisamente, y por estas tres apresuradas razones, los Episodios Nacionales son aún una obra literaria actual, de nuestro tiempo y de nuestra sociedad.

Referencias bibliográficas:

Ferreras, J. (1993). Episodios Nacionales. Club Internacional del Libro.

Benito Pérez Galdós. Biografía. Recuperado de: https://www.cervantes.es/bibliotecas_documentacion_espanol/biografias/rabat_benito_perez_galdos.htm#:~:text=Benito%20P%C3%A9rez%20Gald%C3%B3s%20(Las%20Palmas,realista%20espa%C3%B1ola%20del%20siglo%20XIX.&text=Viaja%20por%20Europa%20como%20corresponsal,el%20realismo%20y%20el%20naturalismo

Artículo anteriorComentario de obra del ‘Nacimiento de la Virgen’
Artículo siguienteLos científicos encuentran el «eslabón perdido» de las primeras lenguas humanas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here