Inicio Filosofía Biografía de Lao Tse y 75 frases motivacionales

Biografía de Lao Tse y 75 frases motivacionales

50
0
Lao-Tse biografía y frases motivacionales
Lao-Tse biografía y frases motivacionales

Lao Tse fue un antiguo escritor y filósofo chino. Fue el fundador del taoísmo filosófico y el reputado autor del Tao Te Ching (una colección de textos que ilustran las enseñanzas taoístas fundamentales).

Vivió durante el siglo VI a. C. y es considerado una figura fundamental en la cultura china. Lao Tse también se considera una deidad en las religiones tradicionales chinas y el padre del taoísmo chino.

Aunque no hay suficientes registros sobre su vida, las enseñanzas de Lao Tse se han transmitido a lo largo de los siglos y han influido en muchas personas de todos los ámbitos de la vida, independientemente de su religión y cultura.

Las historias respaldan que Lao Tse nunca abrió una escuela formal, pero su conocimiento y comprensión atrajeron a una gran cantidad de discípulos y estudiantes leales. Su sabiduría eterna puede enseñarnos mucho sobre la vida.

El nombre por el que se le conoce no es un nombre personal, sino un título honorífico que significa «Viejo» o «Viejo Maestro», y se sigue debatiendo si alguna vez existió un individuo con ese nombre o si Lao Tse es una amalgama de muchos filósofos diferentes. El historiador Will Durant comenta

Lao Tse, el más grande de los filósofos preconfucianos, era más sabio que Teng Shih; conocía la sabiduría del silencio, y vivió, podemos estar seguros, hasta una edad avanzada – aunque no estamos seguros de que haya vivido.

No hay unanimidad sobre la historicidad de Lao Tse. Puede ser un personaje ficticio creado para encarnar el concepto de sabio. Al mismo tiempo, según la tradición china, fue una figura histórica real y, en el taoísmo religioso, se le entiende como una deidad.

Si existió, se cree que vivió en el siglo VI a.C. Según la leyenda, Lao Tse se esforzó por instruir a la gente en el camino del Tao, la fuerza creativa y vinculante que recorre el universo, pero nadie quiso escucharle.

Su explicación de que la gente podía vivir una vida más feliz y satisfactoria si se alineaba con el flujo natural del Tao, en lugar de oponerse a él, no fue escuchada y, finalmente, decidió dejar atrás a la humanidad y retirarse a la reclusión después de escribir el Tao Te-Ching.

Las leyendas sobre Lao-Tsu también afirman que fue contemporáneo y maestro de Confucio (551-479 a.C.), fundador del confucianismo que, en su forma original, estaba más cerca del taoísmo. Los estudiosos modernos descartan esta afirmación, así como la de Lao-Tse como autor del Tao-Te-Ching, y sostienen que lo más probable es que la obra fuera creada por múltiples autores bajo el nombre de Laozi.

Sea cual sea el autor, su valor fue reconocido durante la dinastía Han (202 a.C. – 220 d.C.) y su reputación creció después para informar a la cultura de la gran dinastía Tang (618-907 d.C.). Hoy se considera un clásico de la literatura filosófico-religiosa china y ha influido en millones de personas de todo el mundo y también en la filosofía occidental.

Lao Tse y el taoísmo

Todo lo que se sabe de Lao Tse procede de la obra clásica Registros del Gran Historiador, del escritor de la dinastía Han Sima Qian (l. 145/135-86 a.C.). Sima, basándose en documentos históricos y literarios más antiguos, afirma que Lao Tse era uno de los conservadores de la Biblioteca Real del estado de Chu y era conocido como filósofo.

Defendía una empatía profunda y conectiva entre las personas como medio para alcanzar la paz y la armonía, y afirmaba que dicha empatía era posible mediante el reconocimiento de la fuerza cósmica del Tao, que había creado todas las cosas, vinculado todas las cosas, movido todas las cosas y, finalmente, soltado todas las cosas a su estado original.

Tao-Lao-Tse
Tao Te ching de Lao Tse

Alinearse con el Tao, según Lao Tse, nos ponía en armonía con el universo y enriquecía nuestra vida; la oposición al Tao sólo traía frustración, infelicidad e ira, lo que se traducía en un mal comportamiento.

Estaba especialmente interesado en convertir a la clase dirigente a su creencia porque el país estaba, en ese momento, en medio de la era conocida como el Período de los Estados Combatientes (c. 481-221 a.C.) durante el cual siete estados lucharon entre sí casi constantemente por la supremacía y el control del gobierno chino.

La dinastía Zhou (1046-256 a.C.) estaba en decadencia y no podía hacer nada para mantener el orden porque los distintos estados eran todos más poderosos que el gobierno pero estaban igualados entre sí.

Las guerras continuaron y se crearon varias escuelas de filosofía china que intentaron sugerir la mejor manera de acabar con la violencia y establecer un gobierno moral que cuidara de sus ciudadanos.

Lao Tse, según Sima Qian, persistió en sus esfuerzos por convencer a la gente de que aceptara el Tao y viviera una vida en armonía con los demás y con el universo, y cuando finalmente comprendió que nunca le escucharían, abandonó la sociedad humana para autoexiliarse.

Al salir de China, por el Paso del Oeste, el guardián de la puerta, Yin Hsi, lo reconoció y le pidió que por favor escribiera su filosofía antes de dejar atrás a la humanidad.

Lao-Tse tomó el material de Yin Hsi, escribió hasta que no le quedó nada que decir, le entregó el manuscrito y atravesó el paso para no volver a ser visto. Yin Hsi, presumiblemente, hizo publicar el manuscrito.

Sin embargo, es poco probable que esto ocurriera, porque el taoísmo -más o menos como se expresa en el Tao-Te-Ching- se desarrolló durante la dinastía Shang (c. 1600-1046 a.C.) a partir de la misma creencia y comprensión popular que produjo el I-Ching, un libro de adivinación, que se basaba en el concepto de los principios del yin y el yang. El erudito John M. Koller comenta:

El pensamiento yin-yang comenzó como un intento de responder a la pregunta sobre el origen del universo. Según el pensamiento yin-yang, el universo surgió como resultado de las interacciones entre las dos fuerzas primordiales opuestas del yin y el yang. Dado que las cosas se experimentan como cambios, como procesos que nacen y desaparecen, deben tener tanto yang, o ser, como yin, o falta de ser. El mundo de las cosas cambiantes que constituye la naturaleza sólo puede existir cuando hay yang y yin. Sin el yang, nada puede llegar a existir. Sin el yin nada puede dejar de existir.

Este concepto fue adaptado posteriormente por el polímata Zou Yan (l. 305-240 a.C.), que fundó la Escuela del Yin-Yang, una de las muchas -incluido el taoísmo- que se reconocen del periodo conocido como las Cien Escuelas de Pensamiento del Periodo de Primavera y Otoño (c. 772-476 a.C.) y del Periodo de los Estados en Guerra. Se podría argumentar que Zou Yan tomó los principios del yin-yang de Lao Tse, pero esto es poco probable ya que parece claro que existía siglos antes de su supuesta existencia.

Además, el mismo concepto básico de fuerzas dualistas en constante movimiento informó el concepto de Tian (Cielo) reconocido por las filosofías del confucianismo y el mohismo, entre otras. Aun así, la tradición sigue manteniendo que Lao Tse es el autor del Tao-Te-Ching y que la obra representa sus últimas palabras a la humanidad.

El Tao-Te-Ching

El Tao-Te-Ching es un tratado antiautoritario que postula que el camino de la virtud reside en la no acción (Wu Wei) mediante el reconocimiento de la fuerza natural y universal conocida como el Tao.

El Tao fluye sin esfuerzo y, como el agua, va hacia donde quiere sin esforzarse y produce cambios y crecimiento. Para ser virtuoso, uno debe emular al Tao y dedicarse a la no acción (no forzar un efecto o resultado).




Las leyes creadas por el hombre, afirma, no pueden hacernos virtuosos y no pueden contribuir al buen comportamiento, la paz interior o la empatía con los demás porque no están en sintonía con la naturaleza. Sólo reconociendo el Tao y la conexión con él y con todas las cosas se pueden alcanzar estos objetivos. Para reconocer el Tao, hay que saber qué es, y así se define en el primer capítulo:

El Tao del que se puede hablar no es el Tao eterno;

El nombre que puede ser nombrado no es el nombre eterno.

El Innominado es el origen del Cielo y de la Tierra;

El Nombrado es la madre de todas las cosas.

Por lo tanto, que siempre haya no-ser, para que podamos ver su sutileza,

Y que siempre haya ser, para que podamos ver su resultado.

Los dos son lo mismo,

Pero después de ser producidos, tienen nombres diferentes. (Verso I; Baird, 371)

Lao-Tse

El verso relata aquí el concepto intangible del ser y no ser, del yin y el yang, del constante movimiento dinámico del universo que mantiene la creación en equilibrio. Lo que realmente es no puede ser comprendido por la mente humana y, por tanto, lo que puede ser conocido es lo que se nombra, y esto es el Tao; no es el Tao real, pero señala el camino hacia el Tao.

El taoísmo de Lao Tse -o, al menos, el taoísmo del siglo VI a.C.- hacía hincapié en la importancia de la no acción, la no resistencia y el «seguir la corriente» para vivir una vida elevada y transformadora.

Al hacerlo, refutaba la filosofía de Confucio y su insistencia en la educación, el conocimiento como poder y la estricta adhesión a las costumbres sociales y los rituales para mejorar el carácter y la calidad de vida. La afirmación de Lao-Tse (parafraseada) de que «cuantas más reglas se hacen, más criminales se crean» es la antítesis de la afirmación de Confucio de que la adhesión al ritual mejora el carácter moral y produce mejores ciudadanos.

Taoísmo y confucianismo

Aun así, los dos sistemas tienen mucho en común. Como se ha señalado, las leyendas afirman que Lao Tse fue el mentor y maestro de Confucio, lo que sugiere una asociación temprana entre las dos filosofías. Aunque la afirmación de Lao Tse/Confucio ha sido cuestionada (y en gran medida desestimada), los dos sistemas comparten una serie de similitudes que a menudo se ignoran en favor de resaltar sus diferencias.

Las Cien Escuelas de Pensamiento produjeron muchas filosofías diferentes que se disputaban los adeptos y, entre ellas, tres fueron las más destacadas: el confucianismo, el taoísmo y el legalismo; las tres recibirían la influencia de las otras escuelas de pensamiento y de cada una de ellas, y llegarían a influir significativamente en la cultura china.

filosofia_china_antigua
Filosofía china antigua

De todas ellas, el legalismo fue la más inalterada y seguiría siendo una filosofía social basada en el entendimiento de que los seres humanos eran innatamente egoístas y egocéntricos y requerían leyes y directrices estrictas para frenar sus impulsos negativos.

El confucianismo y el taoísmo, por otro lado, se desarrollaron y comenzaron con el reconocimiento de un poder superior. Se consideran tanto filosofías como religiones, ya que ambas incluyen especulaciones metafísicas y se apoyan en una fuerza superior e invisible para validar sus afirmaciones.

En el confucianismo, este poder es Tian; en el taoísmo, es el Tao, pero ambos conceptos se basan en el principio yin-yang del flujo constante del universo.

El taoísmo, que propugnaba la adhesión al Tao universal mucho antes del Tao-Te-Ching, se practicaba mediante el culto a los antepasados y el reconocimiento de la ley natural del Tao en todas las cosas, lo que permitía el equilibrio personal y comunitario.

El confucianismo, que también reconocía la importancia del culto a los antepasados como parte de la piedad filial, reconocía a Tian como la fuerza estabilizadora del universo, lo que fomentaba lo mismo. La diferencia entre ambos tenía que ver con el énfasis en el ritual y la costumbre social. El taoísmo, al menos oficialmente, repudiaba estas prácticas; el confucianismo las adoptaba.

Cuando la dinastía Tang (618-907 d.C.) adoptó el taoísmo como filosofía estatal, también se había desarrollado y era un sistema mucho más rígido que el expresado por el Tao-Te-Ching, observando rituales que la propia obra habría desechado como superfluos. En esta misma época, el taoísmo también se consideraba una religión con Lao-Tzu como una de sus deidades entre otras muchas.

En la actualidad, el taoísmo es reconocido como una filosofía, una religión y, en un aspecto, un fenómeno de la cultura pop. Su concepto de una corriente cósmica que fluye a través de todas las cosas y las vincula sirvió de inspiración para la Fuerza en la franquicia de La Guerra de las Galaxias, y la imagen del sabio taoísta Lao-Tzu, y de quienes lo siguieron, sirvió de base para el paradigma de los Caballeros Jedi.

Si alguna vez hubo un Lao-Tse que escribiera el Tao-Te-Ching antes de cortar los lazos con la humanidad ya casi no importa. La filosofía que fundó, o no, hace tiempo que cobró vida propia y sigue desarrollándose a medida que atrae a más adeptos intrigados por la visión que presenta de una vida vivida en consonancia con el mundo natural, en contraposición a la que lucha contra él.

Hemos enumerado las 75 mejores citas y dichos de Lao Tse que revelan sus pensamientos y puntos de vista sobre la vida, el liderazgo y muchos más.

Frases de Lao-Tse sobre la felicidad y conocerte a ti mismo

1. “El que vence a otros es fuerte; El que se vence a sí mismo es poderoso.”

2. “El que sabe que ya es suficiente, siempre tendrá suficiente”. 

3. “El ganso blanco no necesita bañarse para ponerse blanco. Tampoco necesitas hacer nada más que ser tú mismo.

4. “Aquel que es demasiado insistente en sus propios puntos de vista, encuentra pocos que estén de acuerdo con él.”

5. “Cuando dejo ir lo que soy, me convierto en lo que podría ser”.

6. “Los enemigos del hombre no son los demonios, sino los seres humanos como él”.

7. “En el centro de tu ser tienes la respuesta; sabes quién eres y sabes lo que quieres”.

8. “Conocer a los demás es sabiduría, conocerse a uno mismo es iluminación”.

9. “Cuando te contentas con ser simplemente tú mismo y no comparas ni compites, todos te respetarán”.

10. “El que controla a los demás puede ser poderoso, pero el que se ha dominado a sí mismo es aún más poderoso”.

Frases de Lao Tse sobre la vida

1. “Conténtate con lo que tienes; alegrarse de cómo son las cosas. Cuando te das cuenta de que no falta nada, el mundo entero te pertenece.”

2. “Una hormiga en movimiento hace más que un buey dormitando”.

3. “Haz las cosas difíciles mientras son fáciles y haz las grandes cosas mientras son pequeñas. Un viaje de mil millas debe comenzar con un solo paso”.

4. “La vida y la muerte son un hilo, la misma línea vista desde diferentes lados”.

5. “Los grandes actos se componen de pequeños hechos”. 

6. “En la vivienda, vive cerca del suelo. En el pensamiento, mantener a los simples. En el conflicto, sea justo y generoso. Al gobernar, no intentes controlar. En el trabajo, haz lo que te gusta. En la vida familiar, debes estar completamente presente.»

7. “La vida es una serie de cambios naturales y espontáneos. No los resistas, eso solo crea tristeza. Deja que la realidad sea una realidad. Deje que las cosas fluyan naturalmente hacia adelante de la forma que deseen”.

Frases de Lao-Tse sobre el liderazgo

1. El líder malvado es aquel a quien el pueblo desprecia. El buen líder es aquel a quien la gente venera. El gran líder es aquel de quien la gente dice, Nosotros mismos lo hicimos.

2. “Gobierna una gran nación como cocinarías un pescado pequeño. No exagere.»

3. “Para guiar a las personas, camina detrás de ellas”. 

4. “Dominar a otros es fuerza. El dominio de sí mismo es verdadero poder.»

5. “Cuando una nación está llena de conflictos, entonces florecen los patriotas”.

6. “Cuando el trabajo del mejor líder está terminado, la gente dice: lo hicimos nosotros mismos”.

Frases de Lao Tse sobre ayudar

1. “De todo lo que es bueno, la sublimidad es suprema. Tener éxito es la unión de todo lo que es hermoso. El fomento es el acuerdo de todo lo que es justo. La perseverancia es la base de todas las acciones.”

2. “El sabio no atesora. Cuanto más ayuda a los demás, más se beneficia a sí mismo. Cuanto más da a los demás, más se obtiene a sí mismo. El Camino del Cielo hace bien a uno, pero nunca hace daño a uno. El Camino del sabio es actuar pero no competir.”

3. “El que obtiene poco tiene. El que esparce tiene mucho.” 

4. “Las personas en el manejo de los asuntos a menudo fallan cuando están a punto de tener éxito. Si uno sigue siendo tan cuidadoso al final como lo fue al principio, no habrá fracaso”.

5. “Trata a los que son buenos con bondad, y también trata a los que no son buenos con bondad. Así se alcanza la bondad. Sé honesto con los que son honestos y sé también honesto con los que no son honestos. Así se alcanza la honestidad.”

6. “De la preocupación surge el coraje”.

7. “El hombre sabio no acumula sus propios tesoros. Cuanto más da a los demás, más tiene para sí mismo”.

Citas de Lao Tse sobre la educación

1. “La clave para el crecimiento es la introducción de dimensiones superiores de conciencia en nuestra conciencia”.

2. “Si quisieras tomar, primero debes dar, este es el comienzo de la inteligencia”. 

3. “Solo tengo tres cosas que enseñar: sencillez, paciencia, compasión. Estos tres son sus mayores tesoros.»

4. “Quien tiene conocimiento, no predice. El que predice, no tiene conocimiento.”

5. “El poder de la comprensión intuitiva te protegerá del daño hasta el final de tus días”.

6. “Las palabras de verdad son siempre paradójicas.”

Frases de Lao Tse sobre el amor

1. “Ser profundamente amado por alguien te da fuerza, mientras que amar profundamente a alguien te da coraje”.

2. “La amabilidad en las palabras crea confianza. La amabilidad en el pensamiento crea profundidad. La bondad de dar crea amor.»

3. “El amor es la más fuerte de todas las pasiones, porque ataca simultáneamente la cabeza, el corazón y los sentidos”.

4. “Debido al gran amor, uno es valiente”. 

Lao Tse, más frases y refranes

1. “No me preocupo de dioses y espíritus buenos o malos ni sirvo a ninguno”.

2. “Al dejarlo ir todo se hace. El mundo lo ganan aquellos que lo dejan ir. Pero cuando lo intentas y lo intentas. El mundo está más allá de ganar”.

3. “El desorden simulado postula la disciplina perfecta; el miedo simulado postula coraje; la debilidad simulada postula la fuerza”.

4. “El que no confía lo suficiente, no será confiado.” 

5. “Si no cambias de dirección, puedes terminar en el lugar al que te diriges”.

6. “Sin moverse en el exterior, Uno puede conocer el mundo entero; Sin mirar por la ventana Uno puede ver el camino del cielo. Cuanto más se avanza, menos se sabe”.

7. “Las cosas más suaves del mundo superan las cosas más duras del mundo”.

8. “Si sigues sintiendo una punta que ha sido afilada, la punta no podrá conservar su agudeza por mucho tiempo”.

9. “Llena tu tazón hasta el borde y se derramará. Sigue afilando tu cuchillo y perderá el filo.»

10. “Uno no puede reflejarse en el agua corriente. Solo quien conoce la paz interior puede dársela a los demás.”

11. “La ambición tiene un talón bien clavado, aunque estira sus dedos para tocar los cielos”.

12. “El Tao que se puede decir no es el Tao eterno; el nombre que puede ser nombrado no es el nombre eterno. El Sin Nombre es el origen del Cielo y la Tierra; el Nombrado es la madre de todas las cosas.”

13. “La violencia, incluso bien intencionada, siempre rebota sobre uno mismo.”

14. “A la mente que está quieta, todo el universo se rinde.”

15. “Responda inteligentemente incluso al trato poco inteligente”. 

16. “El hombre toma su ley de la Tierra; la Tierra toma su ley del Cielo; El cielo toma su ley del Tao. La ley del Tao es su ser lo que es.”

17. “El que sabe no habla. El que habla no sabe.»

18. “Las palabras sinceras no están bien; las bellas palabras no son sinceras.”

19. “Saber y pensar que no se sabe es lo mejor; No saber y pensar que uno sabe conducirá a la dificultad”.

20. “Nada es más suave o más flexible que el agua, pero nada puede resistirlo.”

21. “La música en el alma puede ser escuchada por el universo.” 

22. “Todo lo difícil tiene su origen en lo fácil, y lo grande en lo pequeño.”

23. “Si te das cuenta de que todas las cosas cambian, no hay nada a lo que trates de aferrarte. Si no tienes miedo de morir, no hay nada que no puedas lograr”.

24. “El cielo es de larga duración, y la tierra continúa por mucho tiempo. La razón por la cual el cielo y la tierra pueden perdurar y continuar tanto tiempo es que no viven por sí mismos ni por sí mismos”.

25. “Si el Gran Camino perece, habrá moralidad y deber. Cuando surjan la inteligencia y el conocimiento, florecerán grandes mentiras. Cuando los parientes se peleen entre sí, habrá deber y amor filial. Cuando los estados estén en confusión, habrá servidores fieles”.

26. “¿Cómo podría el hombre regocijarse en la victoria y deleitarse en la matanza de hombres?”

27. “Cuanto más alto sale el sol, menos sombra proyecta; del mismo modo, cuanto mayor es la bondad, menos codicia la alabanza, pero no puede  evitar sus recompensas en honores.”

28. “Anticipa lo difícil gestionando lo fácil”.

29. “La naturaleza no se apresura, pero todo se logra.”

30. “El que habla más pronto se cansa.”

31. “La salud es la mayor posesión. La satisfacción es el tesoro más grande. La confianza es el mejor amigo. El no ser es la alegría más grande.”

32. “Un buen viajero no tiene planes fijos, y no tiene intenciones de llegar.”

33. “Cuando se pierde la virtud, aparece la benevolencia, cuando se pierde la benevolencia aparece la recta conducta, cuando se pierde la recta conducta, aparece la conveniencia. La conveniencia es la mera sombra del derecho y la verdad; es el principio del desorden.”

34. “El silencio es fuente de gran fuerza.” 

35. “Había algo indiferenciado y sin embargo completo, que existía antes del Cielo y la Tierra. Sin sonido y sin forma, no depende de nada y no cambia. Opera en todas partes y está libre de peligro. Puede ser considerada la madre del universo. no sé su nombre; Yo lo llamo Tao”.

El libro del Tao Te Ching de Lao Tse

El Tao Te Ching tradicionalmente se ha atribuido a Lao Tse entre los siglos VI y III a.C, es una antología de proverbios y poemas. El Libro del Tao ha sido considerado la obra más hermosa de la ancestral literatura china y el texto fundacional del taoísmo.

El Tao es un libro profundo y poético que se ha convertido, por derecho propio, en una obra universal. En el conjunto de proverbios y poemas que lo componen se traza una filosofía sabia para la vida: un camino llamado Tao que es la verdad invisible que nos guía. De igual manera que el agua depende del cauce por el que discurre el hombre sabio es capaz de vivir siguiendo la senda del Tao, fluyendo con su naturaleza y con la naturaleza.

Aquí podrás descargar en pdf el Tao Te Ching.

Artículo anteriorFilosofía china antigua
Artículo siguienteSimilitudes y diferencias entre vikingos y celtas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí