Inicio Historia Antigua El pensamiento de Aristóteles y el mundo occidental

El pensamiento de Aristóteles y el mundo occidental

143
0
aristoteles_y_lapolitica
Fuente: Wikipedia


La obra de Aristóteles fue muy influyente en la configuración del pensamiento filosófico de la antigüedad y del mundo occidental, y sus escritos forman parte de una verdadera enciclopedia de conocimientos. El objetivo de este artículo es comparar este ideal de felicidad y placer de Ética a Nicómaco, con la psicología actual y tratar de entender la manera en la que la cultura puede modificar nuestra vida.
En Ética a Nicómaco, uno de los primeros textos sobre ética, el autor griego realiza un análisis sobre la felicidad o el bien supremo, y los modos para alcanzarla: la vida política, la vida del placer y la vida de estudio. La obra está dividida en diez libros.
El primero de los libros trata sobre el bien en general y la felicidad. Para Aristóteles, la felicidad es el fin de todos los actos de la humanidad, y para alcanzarlo, debemos realizar una gran cantidad de acciones y superar una gran cantidad de obstáculos. La felicidad consiste en hacer las cosas de una manera honesta, esto es, con virtud.
En esta labor, se debe emplear una ciencia, primordial y suprema como la política, que está al servicio del estado con la finalidad de que el resto de ciencias funcionen correctamente para servir a la sociedad. De manera que la obra se podría decir que se acerca a un tratado político.

Aristóteles y la felicidad


Sobre cómo llegamos al concepto de felicidad Aristóteles distingue varios tipos de personas. Los que se enfocan en sí mismos y los intelectuales, que buscan tanto en sí mismos como en los demás, ya que únicamente buscan el bien.
En la filosofía de Aristóteles para comprender la idea de felicidad es necesario entender varios conceptos. La sustancia es el más importante, que está representado como Dios o el bien absoluto, que siempre permanece inmóvil. Aunque existen otros tipos de sustancias que son cambiantes.
A partir de aquí, la cualidad es lo que se distingue de la esencia. Por ejemplo, la cualidad de un hombre es ser un animal que habla. De manera que el hombre se modifica mediante “accidentes”.

En este sentido, otro concepto importante es la “relación” que se refiere al hombre modificado por el “accidente”. Por ello, el Bien no es universal debido a que viene determinado por los “accidentes”, característicos de cada hombre y no podemos entenderlo como una idea que esté vinculada a una causa común.
Para el filósofo griego, la felicidad es un don entregado por los dioses. Únicamente podrán disfrutarla aquellos que tengan virtud y una vida desarrollada en esa plenitud. Para ello no se necesita todo una vida sino comprender lo que significa la virtud y el bien.
La felicidad no puede ser alcanzada mediante banalidades como la belleza, el dinero y tampoco mediante ciencia, la literatura o la arquitectura ya que estas son cosas pasajeras. En cambio, la virtud entendida como acciones es alcanzable por todos los hombres. Por lo tanto, la verdadera felicidad es la virtud.
Aún y todo, los hombres tienen un límite y puede que, debido a las circunstancias, suframos una desgracia económica o de salud, que tenga consecuencias en nuestra felicidad. Sin embargo, hay que mantener los principios que nos permiten alcanzar la verdadera felicidad.
Asimismo, es necesario reconocer la virtud para encontrar la felicidad. Para Aristóteles existen dos tipos. La primera de ellas es la intelectual que está relacionada con la enseñanza. Y la segunda la moral que se ocupa de nuestra cultura o forma de ser. Los ejemplos de virtud que aporta son: valor, mesura, grandeza de alma, discreción, dulzura, veracidad, amistad, justicia y gracejo.

El placer


La importancia del placer para Aristóteles radica en que casi nunca está separado de la felicidad y junto con las penas forma parte de la virtud. Es un fin circunstancial, que no debe buscarse como único fin pero tampoco rechazarse. Por ello, se dedica a analizarlo y a definirlo.
Para el autor el placer es una poderosa guía que nos permite aprender lo valioso de la moralidad, ya que nos habilita para diferenciar aquellas cosas que deben odiarse o amarse.
Según Aristóteles, algunos piensan que el mayor de los bienes es el placer. Pero esto no puede ser así, ya que el placer no puede depender de ninguna circunstancia más y no es un fin en sí mismo. Únicamente cabe definirlo como una generación o un fenómeno. Y necesita de la prudencia para sobrevivir ya que no contiene la virtud.
Otros piensan que el placer es el mal absoluto, pero para Aristóteles esto tampoco es así, ya que está en continuo movimiento y esto implica imperfección. Ni tampoco, todo el placer es deseable: no es lo mismo sentir satisfacción por un acto noble o por una acción deshonrosa.
De esta manera, el discípulo de Platón elabora una nueva teoría. El placer no se puede repetir de la misma manera ya que ese instante es único. Además, los sentidos no pueden agudizarse igualmente dos veces. Así, establece una lista de los tipos de placeres que experimentamos: extraños, honestos, culpables y neutros.
Son para Aristóteles los placeres honestos los que crean los actos virtud. Ello, nos conduce a la felicidad real, ya que esta se consigue únicamente mediante acciones que se corresponden con la virtud. Aquella que nos posibilite para entender la belleza y a Dios.
Es por esta razón que llegamos a la felicidad absoluta mediante la práctica del pensamiento y la contemplación. Para el filósofo griego el verdadero sabio no era únicamente el que realizaba acciones por el bien de la sociedad, sino también el que se dedicaba a contemplar la perfección divina.

Aristóteles y el pensamiento moderno


En la actualidad, la filosofía de Aristóteles sigue viva debido a la influencia que tuvo, no solo el mundo helénico, sino también durante la Edad Media, en el pensamiento occidental, y en el mundo Árabe. Incluso, en la actualidad se ha puesto de moda la corriente psicológica del positivismo basada en su pensamiento.
En 2016 diversos organismos celebraron el XXIV aniversario del nacimiento del célebre filósofo. Uno de sus grandes méritos fue emplear un método científico para desentrañar los misterios del conocimiento.
Las cuestiones que planteó todavía siguen latentes y su aportación fue significativa para el desarrollo de ciencias, como la psicología o el derecho. Uno de los problemas que todavía sigue obsesionando a la humanidad se refiere a cómo logramos alcanzar la felicidad y cómo en ese camino gestionamos el placer.

Las búsqueda de la virtud para Arístoteles


Uno de los elementos primordiales para Aristóteles en búsqueda de la felicidad en la virtud. Tal y como se ha mencionado en este artículo, el filósofo griego distinguió dos clases de virtudes, la intelectual y la moral. Y nos dio algunos ejemplos de las mismas: valor, mesura, desprendimiento, amistad, justicia, etcétera. En ese camino, hay que evitar banalidades como la belleza, el dinero o la ciencia.
En el mundo actual, esos mismos valores, han quedado anclados en la psique colectiva de la sociedad, por supuesto, también a través de otras influencias que bebieron de Aristóteles, como son la Iglesia y otros pensadores. No obstante, dichos valores funcionan únicamente, como una doble moral, que sirve para mantener cierto orden en la sociedad que nos proteja de los otros y de nosotros mismos. Por lo tanto, se trata de mantener un equilibrio entre lo que nos gustaría y lo que nos conviene.
Por ejemplo, está mal visto hacer ostentación de ser rico, pero si puedes mostrar ante los demás que tienes una gran riqueza sin que parezca que lo estás haciendo de una manera intencionada, entonces está bien visto. La razón es porque en el fondo la riqueza si se toma como un modelo de virtud, pero en nuestra psique tenemos la percepción de que es injusto que unos tengan tanto y otras tan poco.
Probablemente, este sentimiento se debe, en parte a las neuronas espejo de nuestro cerebro que nos provocan empatía, y en parte por la herencia de pensadores como Aristóteles. El elemento cultural también sirve para desarrollar poderosos sentimientos de afinidad y de simpatía hacia los demás y para todo lo contrario.


Otro aspecto importante que subyace del pensamiento de Aristóteles es que la felicidad, es un don otorgado por la divinidad. En la actualidad, la mayoría de sociedad no cree de una manera consciente que Dios nos entregue la felicidad. El éxito se asocia a varios factores como pueden ser: el trabajo, la suerte e incluso la falta de escrúpulos.
La nueva divinidad es el dinero. Ello no obsta, para que la gente crea en la existencia de Dios. Así, lo demuestran los resultados de algunas encuestas en las que hasta el 84% de la población afirma que la religión es importante en sus vidas.
En relación al placer Aristóteles decía que había que guardar un equilibrio entre disfrutarlo y no hacerlo, para aprender lo valioso de la moralidad. El pensamiento de los hombres modernos se encuentra en las antípodas de esta concepción.
Vivimos en la sociedad del disfrute. El mundo consumista en el que nos movemos, nos obliga a comprar constantemente, premiando nuestras adquisiciones con una gratificación instantánea de placer, hasta la siguiente dosis de consumismo. Todo ello para hacer que el sistema funcione y siga generando ingresos.
Los tiempos de la biopolíltica en los que los gobiernos ejercían el control mediante el castigo han quedado atrás. Ahora se nos controla mediante el placer. La psicopolítica se convierte en la forma más efectiva de gobierno porque nosotros mismos nos hacemos esclavos del placer de manera voluntaria y nos volvemos más dóciles.
En conclusión, todos estos aspectos demuestran que la filosofía de Aristóteles continúa viva en nuestra sociedad, y que aunque no resolvió todos los problemas, su pensamiento sigue inspirando y retratando muy bien el alma humana con métodos científicos.


Frases celebres de Aristóteles

No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho.

Nuestro carácter es el resultado de nuestra conducta.

El castigo del embustero es no ser creído, aun cuando diga la verdad.

Los que obran bien son los únicos que pueden aspirar en la vida a la felicidad.

El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.

Lo que con mucho trabajo se adquiere, más se ama.

Piensa como piensan los sabios, mas habla como habla la gente sencilla.

Los grandes conocimientos engendran las grandes dudas.

La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad.

Es de importancia para quien desee alcanzar una certeza en su investigación, el saber dudar a tiempo.

La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud.

La inteligencia consiste no sólo en el conocimiento, sino también en la destreza de aplicar los conocimientos en la práctica.

Es absolutamente imposible demostrarlo todo.

El entendimiento es una tabla lisa en la cual no hay nada escrito.

El verdadero discípulo es el que supera al maestro.

Algunos creen que para ser amigos basta con querer, como si para estar sano bastara con desear la salud.

Se piensa que lo justo es lo igual, y así es; pero no para todos, sino para los iguales. Se piensa por el contrario que lo justo es lo desigual, y así es, pero no para todos, sino para los desiguales.

Un amigo fiel es un alma en dos cuerpos.

No se puede ser y no ser algo al mismo tiempo y bajo el mismo aspecto.

La verdadera felicidad consiste en hacer el bien.

El amigo es otro yo. Sin amistad el hombre no puede ser feliz.

El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

Recursos bibliográficos:

  • Padilla Moreno, J (2016). Historia del pensamiento antiguo y medieval.
    Ediciones CEF.
  • Gómez Pin, V (2016). Aristóteles nos enseñó a pensar. El país. Recuperado de:
    https://elpais.com/elpais/2016/01/29/opinion/1454075773_222464.html
  • Azcárate, P. (1873). Moral a Nicómaco. Obras de Aristóteles. Vol 1.
  • Alcántara Miranda, (2013). Ética a Nicómaco. Cosmovisión.
  • Byung-Chul, H. (2014). Psicopolítica. Herder.
  • Byung-Chul, H. (2017). En el enjambre. Herder.
  • De Dios González, S. Aristóteles y su influencia en la psicología positiva. La mente es maravillosa. Recuperado de: https://lamenteesmaravillosa.com/aristoteles-y-su-influencia-en-la-psicologia- positiva/

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here