Inicio Historia Medieval Kikimora, un espíritu doméstico

Kikimora, un espíritu doméstico

32
0
Kikimora
Kikimora

Kikimora es un espíritu doméstico femenino de la tradición eslava que puede ser útil o malévolo según el comportamiento del propietario. En diferentes versiones de sus historias, hay dos tipos de espíritus, uno generalmente servicial y otro malévolo, ambos representados como una mujer, a veces con un pico de gallina o un pico de pato.

Una kikimora también puede tener el hocico de un perro o algún otro aspecto de la cara o el cuerpo de un animal, pero siempre es femenina y puede aparecer simplemente como una anciana, una chica guapa o una sirvienta de la casa. Los problemas en el hogar se atribuían a estos espíritus, que se creía que actuaban porque los habitantes de la casa no la mantenían en orden o porque generaban energías negativas con su comportamiento.

La kikimora que está casada con el espíritu masculino del hogar conocido como domovoi (también dado como demovik, demovoy) es generalmente benévola mientras que la del pantano, a veces asociada con la entidad Leshy, secuestra a los niños y a los adultos desprevenidos que se extravían en la naturaleza y también se cuela en las casas a través del ojo de la cerradura para causar travesuras; esta kikimora está asociada con la actividad demoníaca y específicamente con la bruja eslava Baba Yaga.

Una kikimora bondadosa

Una kikimora bondadosa que aprueba la forma en que se mantiene la casa colaborará y ayudará en las tareas, sólo causando problemas si la gente es perezosa y no mantiene el orden. Si uno quiere librarse de una kikimora, la forma más segura es mantener la casa tan limpia que se aburra y se vaya; esta creencia inspiraba a las mujeres a ser diligentes en las tareas domésticas.

Del mismo modo, a los niños se les enseñaba que a la kikimora le atraía el ruido por la noche, por lo que debían estar tranquilos e irse a la cama cuando se les decía o una kikimora les quitaría el aliento, les daría terribles pesadillas o se los llevaría; esto fomentaba una rutina nocturna ordenada.

La kikimora (& domovoi) se asocia casi siempre con el hogar y se dice que vive detrás de la estufa.

La figura se desarrolló en algún momento anterior al siglo VIII-XIII, cuando el paganismo eslavo fue sustituido por el cristianismo. Incluso después de la aceptación y difusión del cristianismo, que devaluó y descartó muchas entidades sobrenaturales eslavas, la kikimora siguió siendo una realidad en los hogares eslavos, simplemente porque la creencia ayudaba a mantener el orden y la disciplina y explicaba lo que de otro modo sería inexplicable, como los terrores nocturnos, la desaparición de objetos, la muerte de mujeres y niños y los ruidos o sucesos extraños en el hogar.

La figura es más conocida hoy en día por la serie de televisión de Netflix The Witcher, adaptación de la serie de libros del mismo nombre, que también inspiró el popular videojuego, aunque la kikimora en todos ellos no tiene ningún parecido con la figura mitológica. La creencia en la kikimora continúa en la actualidad a través de la religión popular eslava y su asociación con el diablo y las fuerzas demoníacas en el cristianismo eslavo.

Nombre y origen

El inglés kikimora posiblemente procede del ruso kuku’mopa, un nombre cuyo significado es discutido. Según la escritora Ronesa Aveela, el nombre puede derivar de la palabra finlandesa para «espantapájaros» o del eslavo mora para los muertos. Otras sugerencias relacionan la etimología con palabras que designan al demonio, la muerte, lo torcido, las pesadillas, el llanto o los aullidos.

La conexión del nombre con los conceptos de muerte, llanto y aullido tiene más sentido, ya que se creía que la kikimora, entre sus muchas otras actividades nocturnas, era la causa de la parálisis del sueño, durante la cual una persona está despierta pero inmovilizada; se pensaba que la kikimora estaba sentada en el pecho de la persona durante este tiempo, impidiéndole incluso gritar y aterrorizándola con pensamientos de muerte.

El concepto de espíritu doméstico aparece en culturas de todo el mundo, desde la antigüedad hasta el presente. Los Manes, Lares y Penates de la antigua Roma servían para algunos de los mismos propósitos básicos que Bes en el antiguo Egipto, el Brownie de Escocia e Inglaterra, o cualquier otro «pequeñín» que habita invisiblemente en el hogar como protectores de la familia y ayudantes siempre que ellos y su entorno sean honrados y tratados con respeto.

Si no lo son, causan problemas de alguna manera relacionados con el insulto percibido y así, por ejemplo, si no se les recuerda con un bocadillo dejado en la mesa de la cocina, en lugar de ordenar durante la noche, pueden arrojar las cenizas del hogar por la habitación.

La kikimora puede tener su origen en una leyenda protagonizada por Svarog (también llamado Swarog), el dios del cielo, el fuego, el hogar y la herrería en la religión eslava precristiana. En este cuento, Svarog crea un espacio ideal en los cielos para todas las entidades hermosas que lo rodean pero, con el tiempo, varios de estos espíritus se sienten insatisfechos con su paraíso y quieren las cosas a su manera.

Los espíritus conspiran para derrocar a Svarog, pero él es un dios, después de todo, y conoce su plan antes de que puedan ponerlo en marcha. Atrapa a los conspiradores y los arroja de los cielos a la tierra, donde decreta que permanecerán. Caen por los cielos y se introducen en las chimeneas de las casas, quedando alojados en el hogar. Arrepintiéndose de su insensatez, juran cuidar a los habitantes de las casas manteniendo el fuego encendido, advirtiendo a la familia de posibles peligros y ayudando a mantener el orden y las energías brillantes en el hogar.

El cristianismo suprimió las creencias paganas eslavas o las transformó, y muchos detalles de la antigua fe se han perdido. Por lo tanto, no se dispone de una fecha concreta para la aparición de la kikimora en la cultura eslava ni para este cuento en particular, por lo que la conexión es totalmente especulativa. Los espíritus domésticos de esta historia no se caracterizan por actuar cuando se sienten despreciados, lo cual es una característica significativa de los kikimora, por lo que es posible que no haya ninguna conexión. Sin embargo, es posible que el concepto de espíritu doméstico particularmente eslavo se haya originado o haya sido influenciado por este cuento, ya que el kikimora (y el domovoi) se asocia casi siempre con el hogar y se dice que vive detrás de la estufa.

Origen legendario

Sin embargo, en la leyenda, su origen no tiene nada que ver con el hogar, sino que a menudo implica la trágica muerte de un bebé o un niño pequeño, una mujer (ya sea antes del matrimonio, en el parto o en la vejez) o una mujer seducida por una entidad demoníaca. No hay un único relato de origen para ellos, sino más bien una variedad de eventos que se cree que les dan vida.


Se pensaba que los niños nacidos muertos y los abortos espontáneos se convertían en un kikimora, así como un niño que moría antes de ser bautizado.

Se pensaba que los niños nacidos muertos y los abortos espontáneos se convertían en un kikimora, así como un niño que moría antes de ser bautizado. También se pensaba que el alma de una mujer que se suicidaba podía convertirse en kikimora, así como las de las matriarcas que solían supervisar el hogar y se negaban a marcharse al morir.

Los niños maldecidos por sus padres por cualquier motivo también se consideraban candidatos probables, ya que la maldición llamaba la atención del diablo sobre el niño, que entonces empezaba a ejercer sus influencias hasta que el alma del niño se desvanecía en una kikimora.

Como el espíritu se entendía como femenino, las niñas eran las que corrían mayor riesgo, pero parece que los niños pequeños también podían ser transformados. Se creía que las mujeres jóvenes en edad de casarse eran especialmente susceptibles a la magia diabólica en forma de jóvenes apuestos, en realidad demonios, que las seducían con lujosos regalos o, normalmente, dejaban objetos seductores en los caminos que recorría la mujer, y si ésta llevaba uno a casa, daba permiso al demonio para entrar en ella.

Una vez que el demonio había fecundado a la mujer, se marchaba y los regalos se convertían en ceniza; su hijo nacía deformado con las orejas puntiagudas y luego se convertía en un kikimora.

Un temor común tenía que ver con el changeling -un niño demoníaco que sustituía al hijo real, normalmente en la infancia- y esto se asociaba a un kikimora. Se creía que el espíritu entraba por el ojo de la cerradura de una casa, sustituía al hijo de uno por el suyo propio y se marchaba tranquilamente para criar al bebé como kikimora.

Los estudiosos Maria Leach y Jerome Fried comentan que la creencia en el ojo de la cerradura es uno de los puntos de entrada más comunes para los espíritus en una casa, incluido el kikimora:

Una vez que el hijo de la kikimora es intercambiado con el infante mortal, los padres lo crían como propio hasta que notan un comportamiento peculiar que los alerta de la verdadera identidad de su hijo como kikimora.

Aveela cita el ejemplo de unos padres que deciden no enseñar a su hijo a leer antes de su edad porque otros en la comunidad podrían considerarlo un kikimora.

Kikimora
kikimora Fuente: wikipedia

Apariencia

La kikimora suele ser representada como una anciana con ropas descoloridas o harapientas y un pañuelo en la cabeza, pero puede adoptar muchas formas diferentes. A veces es una mujer con un pico de gallina o algún otro atributo de un animal doméstico, otras veces es una mujer joven y hermosa, puede adoptar la imagen de un familiar fallecido o puede aparecer como una entidad peluda, parecida a una cabra, con ojos y cuernos brillantes. A veces se la asocia con las brujas, y algunos de los posibles orígenes de las brujas estaban relacionados con la creación de una kikimora. El erudito Andreas Johns comenta:

La asociación de la kikimora con las brujas parece haber vinculado a veces el espíritu con la infame bruja Baba Yaga, que volaba por los cielos en un mortero impulsado por un pilón en busca de niños que pudiera convertir en su cena. Al igual que Baba Yaga se cebaba con los jóvenes, la kikimora también lo hacía, y ambas tenían importantes poderes sobrenaturales. Este aspecto de la kikimora está en contradicción con su papel de protectora y ayudante benigna en el hogar, pero se entiende que se aplica con mayor frecuencia a uno de los dos tipos de kikimora.

Kikimora, Domovoi y Leshy

Como se ha señalado, el espíritu es de dos tipos distintos: uno benigno y otro malévolo. La kikimora benigna vivirá felizmente con una familia y ayudará en el orden y la limpieza de una casa, a menos que se le falte al respeto. Se entiende que este espíritu está casado con el domovoi de la casa, que también es benigno y colabora a menos que se le enfade. Comentan Leach y Fried:

El domovoi se entiende como la encarnación de una Vara -el dios precristiano de una familia- y su propósito es asegurar el bienestar de esa familia. Cuando una familia se muda, si el domovoi no es invitado formalmente, se queda en la antigua casa y se peleará con el domovoi de la nueva familia, causando todo tipo de problemas, hasta que se le ofrezca debidamente la invitación y se traslade a la nueva casa. El kikimora asociado a los domovoi cumple esta misma función como entidad protectora, pero el kikimora vinculado a Leshy es un tipo de espíritu completamente diferente.

Domovoi
Representación de la Kikimora

Leshy es una entidad sobrenatural que reina sobre el bosque, protegiendo la vida salvaje, las plantas y los árboles del abuso de los humanos, al tiempo que permite la caza respetuosa y la recolección de madera. La estudiosa Carol Rose describe la figura:

Las personas que se adentraban en el bosque, o las que el Leshy creía que estaban allí para causar problemas, eran atraídas cada vez más profundamente a la espesura y nunca más se las volvía a ver. El Leshy estaba casado con una entidad similar conocida normalmente como Lesovikha, con la que tiene hijos conocidos como Leshonki, que crecerán y encontrarán sus propios bosques que proteger. La figura de la Lesovikha se asocia a veces, o es sustituida, por una kikimora que vive en los pantanos cercanos a los bosques.

Esta kikimora es de temperamento rápido y antagónico y se siente atraída por los hogares con energía oscura, como aquellos en los que el maltrato doméstico es algo cotidiano, entrando por el ojo de la cerradura. La familia se da cuenta de su presencia por la mañana, por sus huellas húmedas en el suelo, pero pronto conoce su ira con regularidad, ya que rompe objetos, los roba, provoca pesadillas e incluso puede secuestrar a los niños, especialmente a los que fueron maldecidos por sus padres, un acto que también se asocia con la Leshy. El niño secuestrado será criado para convertirse en un kikimora.

Conclusión

La kikimora, como la mayoría de las entidades sobrenaturales, servía para fomentar la observancia de los valores culturales. Si una mujer no mantenía la casa limpia, si un marido era abusivo y perezoso, si los niños estaban mal disciplinados, se pensaba que estaban enviando una invitación a una kikimora para que habitara el hogar. Una vez en la casa, como se ha señalado, uno sólo podía deshacerse de ellos invirtiendo su comportamiento, respetando su presencia y dejándoles regalos y aperitivos.

Los espíritus también explicaban sucesos trágicos como la muerte de un niño, una mujer joven, una futura madre o una matriarca que había gozado de buena salud. Estos sucesos se achacaban a los malévolos kikimora del pantano, que lo mismo podían llevarse a un niño querido y deseado que a uno cuyos padres lo habían maldecido. También se creía que eran la causa de molestias mundanas como la pérdida de objetos comunes. Si uno no encontraba su rastrillo, su azada o su linterna, se le echaba la culpa a una kikimora, y ésta no tenía la obligación de devolver nada.

Kikimora en The Witcher
The Witcher, el videojuego

En los libros, la serie y el videojuego de The Witcher, la kikimora se presenta como un enorme monstruo parecido a una araña con un grueso caparazón. El autor, Andrzej Sapkowski, se basó en la tradición eslava para crear muchas de las criaturas contra las que lucha el héroe, Geralt de Rivia (el Brujo), pero las cambió significativamente con fines dramáticos.

En el mundo de las novelas, las series y el juego, un guerrero que lucha contra un pequeño espíritu doméstico con pico de pato parecería absurdo; pero los que afirman haber experimentado un kikimora furioso probablemente preferirían enfrentarse a una araña gigante cualquier día.

Artículo anterior¿Qué es la Historia cultural?
Artículo siguienteMedicina de la Antigua Grecia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here